Guia alimentos bebe
Linio descuentos navidad

Lo que necesitas saber antes de visitar Marruecos – Viaje por el Mediterráneo

Marruecos tiene más de 36 millones de habitantes, casi un millón de ellos viven en Tánger, la arquitectura Blanca islámica se alterna con los estilos coloniales español y francés, todo densamente encaramado en una colina rocosa.

En el norte de Marruecos, se ubica la ciudad de Tánger, sus costas posee aguas del Mediterráneo y del Atlántico, en el documental de DW descubrirá una auténtica ciudad.

Al pasear por Tánger encuentras casas con revestimiento de cal, y las pinturas como Matisse y Delacroix. Piérdase conociendo los callejones del gran “Socco”; al pie de las altas murallas de la “Kasbah”. No muy lejos, se encuentra el “Palacio del Sultán” hoy dedicado a las artes de Marruecos.

Tánger también tiene influencias españolas con una arena que se levanta en la “Plaza de Torros”, sin mencionar el teatro “Cervantes” construido en 1913.

Al final de su viaje por el Mediterráneo, Sineb El Masrar muestra a Jaafar Abdul Karim el país de sus padres: Marruecos. Juntos visitan el zoco y el casco antiguo de Tánger y, desde allí, divisan Europa.

A partir de ahí, Sineb continúa su viaje sola. Conoce a una activista por los derechos de los animales, ayuda en una cooperativa de mujeres y escucha a las famosas cantantes de “Hadra” en Chefchaouen, “la ciudad azul”. Han luchado por el derecho a cantar en público y han dado fama mundial al canto sufí femenino más allá de las fronteras de Marruecos.

En su viaje, Sineb va encontrando pruebas de que Marruecos apuesta por el progreso: el reino aspira a un giro energético. Para el año 2030 quiere generar más del 50% de su electricidad a partir de fuentes renovables.

El coche eléctrico fabricado en su totalidad en el país magrebí aún es un proyecto en desarrollo, pero la ingeniera Kawtar Benabdelaziz considera que el futuro está en la movilidad eléctrica, y no solo para su país.

De vuelta en Tánger, Sineb y Jaafar recuerdan sus viajes por el Mediterráneo y coinciden en que la región es un auténtico crisol de culturas en el que se mezclan ingredientes europeos, árabes y africanos. Y es precisamente en esta diversidad donde reside la riqueza de la región.