BCR: El sol peruano se ha mantenido estable pese a la crisis mundial en 2023

Perú es un singular ejemplo de estabilidad económica en América Latina.

Billete soles peruano
Sol peruano se ha mantenido estable frente a la crisis mundial, señala BCR

El sol peruano ha sido una de las pocas monedas de los países emergentes que se ha mantenido relativamente estable pese a la inflación mundial, informó el 15 de febrero el Banco Central de Reserva (BCR).

“El sol ha sido una de las muy pocas monedas de los países emergentes que ha mantenido un valor relativamente estable con respecto al dólar durante el ciclo de tasas altas de inflación. Eso lo pueden decir muy pocas economías emergentes”, subrayó el gerente central de Estudios Económicos del BCR.

A pesar de todos sus problemas, Perú mantiene una macroeconomía bastante fuerte y resistente, en términos de política fiscal, reguladora y monetaria.

Inflación peruana en 2023

La inflación prevista en la economía peruana disminuirá en lo que queda de año, al haber disminuido las presiones externas.

“Se espera una reducción de la expectativa de inflación en el resto del año (…) existe una estabilidad de los precios. En ningún caso vemos las presiones al alza que vimos cuando se originó el ciclo de tasas altas de inflación”, manifestó.

Destacó que en el mundo hay una tendencia a la baja de los precios de los combustibles, así como de algunos productos alimentarios.

Al respecto, indicó que para este año se espera un escenario de normalización para la producción agrícola, incluyendo un mayor acceso a insumos y fertilizantes.

“Se espera una reversión de los choques de oferta en el sector agrícola debido a que los nuevos sembríos van a realizarse con costos más bajos”, subrayó.

Según la proyección del BCR, la inflación interanual tenderá a la baja a partir del próximo mes de marzo, con un retorno al rango meta en el cuarto trimestre de 2023. Esta estimación se basa en la moderación del espectro de los precios internacionales de alimentos y energía.

La estabilidad de la moneda peruana se logra gracias a una estrategia del Banco Central conocida como “flotación sucia”.